Blogia
SOCIEDAD CÍRCULO BÉTICO DE SEVILLA circulobetico@yahoo.es

Hasta el aire es bético

Hasta el aire es bético

FRANCISCO MONTERO GALVACHE
DIARIO "SEVILLA", 22 de Mayo de 1954

"Nada, nada; tengan la bondad de dejarnos ya de historias, que lo que tiene gracia en Sevilla es ser bético, y que nadie se crea aludido, que no le negamos el pan y la sal del mérito a blancuras ilustres y ricachas, sino que le damos al verde y al blanco de los camisolines rayados, toda su humanísima calidad. Eso de ser bético es una gracia, un privilegio, una especie de iluminación interior; y que se duelan los rabiosos porque ninguna inyección podemos darle.

Quien se extrañe viéndonos así, tan béticos, en esta víspera del gran mañana que será mañana, domingo, en Heliópolis, sepa que fuimos, allá en los años del Instituto –que es cuando de veras somos algo- jugador y no de pocos arrestos, aunque la memoria de aquellas heroicas zamorerías, nos estremezca como bambú entre viento. Nos quedaron de aquellas olimpiadas infantiles dos grandes herencias que el Cielo nos guarde mientras tengamos que andar por estas tierras: la querencia al reposo, que ya es algo venerable en esta vida, y una inexplicable alegría por los triunfos del Betis sevillano; y no del río, que el pobre no sabemos en que pudiera ya tener éxtio, sino del equipo que a puesto las peras al cuarto por esos campos de la patética división tercera.

Decíamos arriba que tiene gracia ser bético, porque acaso sea el Betis el único club en el que se está como entrañado en sus filas, como metido en su aire y clima; y no como se está en los demás equipos, en casi todos, que se está apuntado, inscrito, en estado de número, y eso es como si no se estuviera. Si tiene tela –y permítasenos el uso popular- eso de quedarse sin vista después de haberla tenido, y no por borrachería, sino por pérdida de los ojos, bien se entenderá lo que ha sido la cuesta arriba, durísima, del Betis, que tuvo la vista primerísima de un prestigio grande y entero y ha tenido que cruzar la ceguera de estos largos años de arrinconamiento como de olvido.

¿Quién no recuerda en aquella final del 31, en Madrid, cuando un Betis tan impetuoso como arriada del Guadalquivir en sus años de barbas crecidas, mantuvo a raya al Atlético vasco, casi pidiéndole el asa de la Copa? ¿Quién no le recuerda alado, elegante, aguerrido, arrancándole a un Madrid andaluzado, sevillanizado hasta las entrañas de los schottis, olés como de corrida grande? Y eran olés porque el Betis ha conjugado siempre -¡y qué gallardamente!- la destreza atlética con la gracia y el primor de los retoques toreros; y fue equipo de chillarle, como a torero de sevillanas.

El tiempo ha puesto a prueba la fe de los béticos, aplazándoles el regreso al área en la que se mueven los campeones y los jerarcas. Largos años de los verás y no lo catarás pasaron ante los ojos del Betis paciente, sufrido, nobilísimamente aferrado a su propósito de ganarse en los céspedes el viejo fulgor. La prueba ha sido dura, larga, tenaz; pero el Betis, que tiene el corazón cubierto de alegría sevillana, se ha saltado los escollos, y resurgido, erguido, otra vez en pie, vuelve al sitio desde el que ya se ven las torres señeras de la División de Honor.

Mañana, domingo, la tarde será bética desde la luz del suelo, desde la calle al campo; y peñas y cafés y gentes y voces, serán béticas hasta los tuétanos, porque la presencia de un glorioso equipo devolverá, en una año vista, a Sevilla, la hermosura de las contiendas entre Heliópolis y Nervión, por las que ya suspiran incluso quienes permanecieron a los márgenes del futbol. Si los que escribimos cada día la chispa y novedad de la vida sevillana, dejásemos aparte la gran víspera de hoy, sería como si no pensáramos en la ciudad a la hora de nuestra crónica. Ninguna novedad tiene Sevilla esta tarde más fuerte que la alegría que ha de vivirse mañana, cuando en el campo de Heliópolis, el Betis, ungidísimo ya en Campeón, a todo señorío, reciba la encendida ovación de los suyos; y póngase aquí en lo de atribuirle gente al Betis muchísima Sevilla y de mucho rango y calidades popularísimas y diversas.

¿Con qué podríamos medir la tensión pública que levanta y yergue la presencia triunfal de los béticos? Es algo de naturaleza mística, de poderío profundo, de fuerza arrolladora. Lo bético es como lo sevillano; es como si el espíritu de la ciudad, en su versión atlética, en su pasión espectacular, todo él fuese bético. Del Betis se habla, no en el azar de la buena tarde o en la hora brillante del traspaso célebre o en la menudencia del suceso pequeño y anecdótico; del Betis se habla a toda hora y con una largueza y maravilla que deleita y recrea. El bético vive unido a su equipo en todo trance, y le sigue con el corazón en la mirada, como si en cada jugada fuera también uniéndose al esfuerzo individual del jugador. Es una manera de mirar a la vida en cuanto la vida requiere de estas grandes compensaciones físicas y del ánimo, como equilibrio y serenidad, en que ordenar los gustos, los recuerdos, los viejos días, y el beticismo se transmite como una heráldica extraña pero cierta y magnífica.

Mañana, domingo, será el día grande, en que al Betis se le rindan los mayores agasajos públicos. Anoche, cuando alguien, en la tertulia bética de "Los Candiles" se quejaba de su negocio, otro le atajó el paso diciéndole; y eso qué, compare, con er Beti ya mismo en primera por secula seculorum. Y es que el Betis, manquepierdista y heroico, pasión pública, ilusión multitudinaria, es gloria siempre joven que atraviesa Sevilla de lado a lado, y con su nueva proeza nos ha devuelto el clamor de sus tiempos de oro.

Que sí, hombre, que sí. A nosotros, que nos dejen de historias. En Sevilla, lo que tiene gracia es ser bético. Pero gracia –entiéndase bien- de privilegio, de gran sevillanía; y que nadie se ofenda, que aquí no queremos negar blancuras ilustres y ricachas, sino darle al verdiblanquismo, gallardo, noble, heroico, todo el lugar a que le suben sus méritos. Por ellos, hasta el aire -¡por estas!- es ya bético; que el aire de Sevilla bien sabe donde están las buenas esencias. Y aupa, Betis, que nosotros chalenamos de eso muy a las veras. Y disculpen la germanía."


Notas:

La víspera a la que se refiere Montero Galvache es la del partido entre el Real Betis Balompié y el Úbeda, celebrado el día 23 de Mayo de 1954 en Heliópolis, y en el que se produjo la célebre "lluvia de puros" con la que los béticos homenajearon a quienes habían conseguido el Campeonato del Grupo VI de la Tercera División y, con ello, el ascenso a 2ª y la despedida del Pozo tras 7 largos años. Aquel emotivo partido fue resuelto con un 6 a 0 favorable al Betis.

Francisco Montero Galvache, el autor del artículo, nació en San Fernando el 8 de Mayo de 1917. Licenciado en Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla, fue escritor y periodista, Premio Nacional de Prensa en 1943, dejando su firma en los diarios Ya, La Vanguardia, Fe, ABC, Sevilla o España. Fue fundador de la revista literaria Cauces, dirigió en Radio Nacional de España en Sevilla el programa literario Almena y fue director del diario jerezano Ayer, de la revista Gala y de la delegación en Jerez del ABC de Sevilla. Como escritor, fue poeta y novelista, siendo finalista del Premio Nadal en 1950. También fue conocido como pregonero (muy valorado en los ambientes cofrades), orador y conferenciante.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

bea -

er betis es el mejor del mundo aunke pierda y punto. oleee er betis
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres